De pensamiento concreto a pensamiento abstracto

16.06.2020

En el desarrollo cognitivo los niños van pasando poco a poco de un pensamiento sumamente concreto a uno mucho más abstracto. Por lo general cuando describen algo se remiten sólo a las características físicas porque es lo que ven, lo que pueden tocar u oler. Pero a medida que van creciendo y también por la madurez de su lenguaje, este pensamiento se va volviendo más abstracto y entonces pueden referirse a cosas que no ven y no son tangibles, como los conceptos de paz, justicia o amor.
.
.
Los sarcarmos y las frases de doble sentido también son una forma de pensamiento mucho más abstracto que según la edad los niños no van a entender. Por eso nuestro lenguaje cuando queremos dar una instrucción o enseñar tiene que ser concreto y debe ir acompañado de ejemplos claros, donde él o ella sepan exactamente qué les están pidiendo.
.
.
Ahora bien, el lenguaje alrededor y el contexto será fundamental para desarrollar este pensamiento abstracto. Una estimulación con intención promueve el vocabulario, el análisis y la asociación. Por eso en los primeros años es tan importante hablar, tener diálogos profundos e ir relacionando conceptos.