Querida Cuarentena 

18.05.2020

Querida cuarentena: 

Desde hace un par de años tengo la costumbre, cada Diciembre, de sentarme a escribir mis propósitos del año. Algo que empezó como una simple actividad de fin de año se fue convirtiendo en un ritual revelador, importante y casi que obligado en mi vida. Como una revisión de cuentas, un balance del año y un mapa de lo que quiero para el siguiente. 

El año nuevo del 2019 no fue la excepción. Comencé a escribir mis propósitos desde mucho antes. Sentía que había ido ganando consciencia en muchos aspectos de mi vida y por eso el 2020 sería un año de tranquilidad y paz. Eso escribí: "Quiero estar tranquila", porque sin darme cuenta me había ido llenando de mucha angustia y eso no lo quería para mi.  

Pero nadie me advirtió que tuviera cuidado con lo que pedía. Creo que todos estamos acostumbrados a pedir cosas sin saber que el riesgo no es pedirlas, el riesgo es que eso que pides te llegue, que se cumpla. Y yo pedí eso y se cumplió.  

Por eso, querida cuarentena, no puedo sino darte las gracias, aunque hayan cosas que me duelan. Por ejemplo, extraño a mi familia que está en otras ciudades. Extraño a mi hermano, a mi sobrina y a mi novio. Me duele que vaya a nacer mi otra sobrina y no podamos ir. 

Siento mucho el aislamiento de familias enteras y el fin de muchas relaciones que no han podido soportar tu aislamiento. Siento la muerte de muchas personas y la angustia de sus familiares por no poder verlos por última vez antes de irse. Me duelen las personas que están en una encrucijada por sus trabajos, por el tiempo que llevan en casa sin poder trabajar y la ansiedad que genera el hecho de tener que seguir manteniendo a una familia, pero no poder salir.  

Todo eso me duele pero aun así, quiero agradecerte y prefiero enfocar mi energía en positivo y no en lo negativo. Entonces...

Gracias por bajar la revoluciones de una vida agitada

Gracias por obligarme a manejar y quitar el piloto automático

Gracias por recordarme que lo más importante es mi familia y que después de ellos nada

Gracias por recordarme lo maravilloso de desayunar sin prisa y con la vista de las montañas desde la sala de mi casa 

Gracias por el tiempo para leer lo que más me gusta 

Gracias por el tiempo para hacer ejercicio, cocinar y ordenar 

Gracias por el espacio para intentar cosas nuevas. Tuviste que llegar tú para que por fin cumpliera mi propósito de tener una página web 

Gracias por el impulso para hacer mi trabajo de forma virtual, aprendiendo a escribir, hablar y lanzarme a un público que antes me asustaba mucho

Gracias por la música que he descubierto 

Gracias por las meditaciones conscientes, que cada vez se vuelven tan necesarias en mi día a día

Gracias por recordarme que el amor no solo se siente con el cuerpo sino con el corazón y a pesar del tiempo y la distancia, cuando es de verdad, sigue firme y remando todos los días 

Gracias por los espacios con mi familia que no sabía que podía tener 

Gracias por la valentía para salir todos los días a sacar a Pipo, aún con el miedo del contagio 

Gracias por la inyección de minimalismo en una época de consumismo extremo 

Gracias por enseñarme a ahorrar. Algo que creía difícil, ahora lo estoy haciendo

Gracias por reencontrarme con amigas con las que hace rato no hablaba y estar lejos nos ha hecho querer tenernos cerca

Gracias por un amanecer despacio y un atardecer sin prisa, que solo ahora puedo ver 

Gracias por la introspección 

Gracias por hacerme replantear mis prioridades 

Gracias por la comida, los dulces, las galletas y los pancakes, que solo hasta ahora descubrí cuanto me gustan 

Gracias por permitirme descubrir talentos que no sabía 

Y gracias por recordarnos lo que realmente importa 

Creo que no pudiste haber llegado en un mejor momento. Ni antes, ni después. Todo llegó como tenía que llegar y con lo que tenía que llegar. Sin más ni menos. 

Nunca te olvidaré. Este año ha sido especial. Ha partido mis tiempos y mis metas en dos. Por eso, solo espero que cuando tenga 80 años y mis nietos me pregunten por el 2020, yo les pueda contar de ti, tal cual como has sido para mi. 

MN 


"El reto no es pedir algo, sino que se cumpla"